Objetivos de la Reforma Fiscal propuesta por El Partido Popular.

¿Cuáles son los objetivos?

Los objetivos de la reforma fiscal son muy claros y los vamos a resumir de la siguiente manera.

Primero – el objetivo más importante–, impulsar la creación de empleo; después, reducir la fiscalidad de las rentas del trabajo, reforzar la competitividad de la economía, dinamizar el crecimiento económico, favorecer el ahorro y la inversión, un sistema tributario más equitativo, mayor rebaja para las rentas medias y bajas, beneficios sociales para las familias y nuevas medidas de lucha contra el fraude. Esos son los objetivos capitales de esta reforma.

Algunas ideas que queríemos transmitir, aquellas que nos parece que tienen más importancia y más calado política. El Impuesto de la Renta de las Personas Físicas se le baja a todos los españoles, a veintiún millones de contribuyentes. Ahora, se le baja más a los que menos ganan. La rebaja media total será del 12,5%. Todos aquellos españoles que ganen menos de 12.000 euros no pagarán nada; todos los españoles que ganen menos de 18.000 euros al año tendrán una rebaja del 31% y, los que ganen menos de 24.000 euros al año, del 23%.

Segunda idea, la reforma incorpora beneficios sociales como nunca ha habido en nuestro país, repito, como nunca. Hay ayudas para las madres trabajadoras que mantenemos; ayudas para las familias con hijos con discapacidad; ayudas para las familias con ascendientes, padres o abuelos con discapacidad; ayudas para las familias numerosas y ayudas para las familias numerosas de categoría especial. Y, además, hay un aumento muy sustancial de las deducciones por hijos, padres, abuelos y personas con discapacidad. Insisto, nunca en la historia hay unos beneficios sociales en la regulación del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas como con esta reforma.

Tercera idea, hay –tema también muy importante– una rebaja sustancial de los impuestos a las rentas del ahorro, especialmente con el objetivo de favorecer al pequeño ahorrador. El Impuesto de Sociedades –cuarta reforma importante–, se apoya a aquel que invierte y genera empleo, baja cinco puntos el Impuesto de Sociedades, del 30% al 25%. Las pymes pueden llegar a tener, si reinvierten beneficios, el 20% de tarifa de Impuesto de Sociedades y los nuevos emprendedores –tal y como ya se recoge en la ley de emprendedores–, pagarán el 15%. Siguiente asunto importante. El Impuesto del Valor Añadido, el IVA, no se sube y no vamos a tocar –frente a lo que han dicho algunos–, el régimen fiscal de la segunda vivienda. Quiero decir también que muy pronto, es decir, de manera inmediata, habrá una rebaja en las retenciones de los autónomos.

Y, por último, vamos a hacer una reforma de la ley tributaria para luchar con más eficacia contra el fraude fiscal. Lo más importante, la publicación de la lista de morosos a la Hacienda Pública y la mejora en los procedimientos de inspección.

Con esta reforma también cumplimos un compromiso con los españoles, como he dicho al principio, no hemos podido hacerlo hasta ahora porque la situación era la que era. Por fortuna, el esfuerzo gigantesco que ha hecho una mayoría de la sociedad española al final ha producido resultados y, más y mejores resultados se van a producir en los años 2014 y 2015.

#cumplimos #EnLaBuenaDireccion

Comparteix